DEAD FLOWERS TO MY WEDDING

“And you can send me dead flowers every morning

Send me dead flowers by the mail

Send me dead flowers to my wedding

And I won’t forget to put roses on your grave”

(“the rolling stones”, “dead flowers”, 1969)

De vez en cuando la belleza deja de estar en lo obvio, y se esconde en cosas donde normalmente no la íbamos a buscar. Un par de hojas secas, unas flores que hace poco acabaron de llenar el aire con su olor, siguen siendo algo bello, si sólo les damos el tiempo de observarlas. Esta serie de fotografías intenta captar esta belleza, y a través de un sueño, de unas imágenes abstractas, contar la historia de una boda imaginaria. ¿Por qué una boda? porque se supone que es el último acto que sella un amor, algo fresco y siempre relacionado con la vida misma y su futuro. No hace falta llenar la mente con imágenes de frescura y colores intensos… Lo que es seco y podrido algunas veces da a la representación más textura, más carácter… hasta un tono optimista.

Anuncios